Un negocio es como una relación de pareja. ¡Bienaventurados los enamorados!

9

 

 

Hola a tod@s,

 

Muchas veces me pongo a pensar en Distrito Foto y en muchos fotógrafos colegas que emprenden y digo: “iniciar un negocio no es tarea fácil, iniciar un negocio es como comenzar una relación de pareja”.

 

Estoy segura que muchos de ustedes han tenido relaciones amorosas y seguramente saben que estar en una relación es algo muy enriquecedor, pero necesita de mucho esfuerzo, pasión, amor y compromiso.

 

Equiparando la creación de una empresa con el inicio de una relación puedo decir que pasa lo siguiente:

 

1.- Se sienten mariposas en el estomago al verl@ por primera vez.

 

Un negocio es una cosa de intuición también, así como sabes que te gusta alguien con solo mirarl@, un negocio, sabes que encaja contigo solo con pensar en la idea. Si la idea te emociona, te motiva y haces cosas que normalmente no harías, entonces has comenzado a enamorarte de un posible negocio.

 

2.- Comienzas a concoerl@.

 

Ya que te gusto esa persona, te acercas a pedirle su teléfono, ves en Facebook sus amistades, fotos, intereses, etc. Le hablas por teléfono, le invitas a comer. Todo con tal de conocerl@ y ver si esta relación pudiera funcionar. Lo mismo pasa con el negocio: comienzas a prepararte, ver el posible mercado, ver lo que vas a ofrecer, lo que vas a recibir a cambio, etc. investigas si tu idea puede ser viable.

 

3.- ¡Te enamoraste!

 

Cuando la persona ya te convenció y sientes más que una simple amistad, es decir ya sientes un deseo de estar con el o con ella, ¡felicidades! Quiere decir que ya te enamoraste. Lo mismo sucede con tu idea. Cuando ya ves que todo puede ser viable, y no paras de hablar de esa idea, no paras de pensar en ella. También ya te has enamorado.

 

4.- ¿Entonces qué…? ¿Novios?

 

Tratas de hacer cosas increíbles por el otro para que acepte que sea tu pareja, hasta que llega ese día en que le preguntas ¿quieres ser mi novi@? Y la persona te dice sí. Lo mismo pasa en un negocio, tratas de llamar la atención, hacer promociones, etc., todo para que te conozcan y acepten ser tus clientes.

 

5.- Manos a la obra.

 

Cuando ya te aceptaron te desvives por el o ella, las primeras semanas son miel sobre hojuelas, la relación va viento en popa, pero sabes que eso no es suficiente, y que a nivel cerebral el enamoramiento baja con el tiempo. Por lo que la relación está obligada a evolucionar, a crecer. Para eso se tiene que establecer un plan, metas, objetivos en conjunto con tu pareja, acuerdos mutuos, etc. para que la relación crezca y se fortalezca.

 

En los negocios es algo similar, con la diferencia que al principio muchas veces no es miel sobre hojuelas, sino todo lo contrario: hay perdidas, mucho trabajo, replanteamiento de cosas, etc. pero si tienes un plan de trabajo estructurado y un resumen de tu modelo de negocios convertido en un plan de negocios, entonces tienes una guía para enfrentar las situaciones difíciles. De esta forma podrás tener herramientas para hacer crecer tu empresa y mejorarla.

 

6.- El esfuerzo rinde frutos.

 

Entre más amas a tu pareja, tu pareja más te ama a ti. Claro, si la relación es sana. De lo contrario habrá rompimientos y desilusiones. Cuando el esfuerzo es en conjunto puedes ver que ambos crecen y mejoran como personas, construyen vínculos más fuertes, y muchas veces terminan formalizando un compromiso. Las ganas de ver al otro reflejado en pequeños retoños, hace que las parejas comiencen a pensar en hijos y en aumentar el numero de personas en la familia.

 

Por el otro lado, cuando has superado los obstáculos económicos que toda empresa tiene, has sabido manejar bien a tu mercado, has dado muchos beneficios a la sociedad, y has aportado fuentes de trabajo, siempre siguiendo los estatutos por los que comenzó la empresa; los clientes lo reconocen y eso provoca ganancias y crecimiento para tu empresa. Te da prestigio y reconocimiento.

 

 

 

Desde el principio hasta el final, siempre debe haber una química en ambos casos, debes estar convencido de entrar en esa aventura, que muchas veces es incierta, pero una guía muy importante en ambos casos es: ser fiel a uno mismo y amar el camino que escogiste, así como a la pareja que escogiste, pase lo que pase. En resumen es una cuestión de compromiso, constancia y fuerza de voluntad.

 

¡Bienaventurados todos los enamorados!

 

Saludos,

 

Rubí Hurtado

Directora/Fotógrafa

Distrito Foto

rubi.hurtado@distritofoto.com